viernes, 26 de septiembre de 2008

El jujeño y el salteño

Si uno va caminando por el parque San Martín en Jujuy, escuchará a los adolescentes hablar sobre "como nos chupamos anoche/el fin de semana". Mientras que si va por la plaza 9 de Julio en Salta, el tópico será "como nos cagamos a piñas anoche/el fin de semana".
Mientras mas chupa el jujeño, más aceptado socialmente es. Mientras más pelea el salteño, más aceptado socialmente es.
Lo gracioso, es que los dos hacen lo mismo: chupar y después pelear. Sólo que el jujeño le da mas importancia al alcohol mientras que la piña es algo secundario, un accidente. Para el salteño, la piña es lo importante; el alcohol es la previa, la preparación sin la cual la pelea sería más dolorosa.

Después que no se quejen

Fue famoso el problema entre Ulloa y Laverni por el tema de que el árbitro les habría dicho "bolivianos" a los jujeños. Después de todo el quilombo, al final Ulloa se fue (creo, no está confirmado) y tuvo que pedir disculpas al cónsul boliviano por haber dicho que ser llamados bolivianos era un insulto. Es decir, el tiro le salió por la culata.
El tema es que acá en Jujuy, hay una especie de paranoia por el tema que la verdad que da miedo. Todo el mundo ahora se da cuenta de que somos el culo del país; salen por las radios denunciando que cuando pasan el pronóstico del tiempo, a Jujuy no lo mencionan. Incluso escuché al "famoso" locutor decir que ver bolivianos en Jujuy es algo raro, que no es lo común. Y la verdad que tanta paranoia me irrita.
Loco, a ver si abren un poco los ojos: estamos rodeados, sitiados por los bolivianos en esta provincia. Hay un viejo chiste que dice que están por nombrar al cónsul argentino en el barrio Mariano Moreno o en Alto Comedero. Vayan a la zona de la terminal para ver la gente que hay allí. Si el 20% son argentinos, es mucho. Es más, en la Iglesia San Francisco, ubicada en el Km 0 de la provincia, todavía se puede leer, aunque está medio borroneado, dos carteles que dicen "Viva el Evo, somos más, venceremos" y "Viva Bolivia y viva Evo". Después que no se quejen si nos dicen bolivianos.
En esa radio, alguien denunciaba que para un turno en el hospital público más importante, había que seperar un mes. Y ese tema, que para mi es mucho más importante que si salimos o no en el pronóstico del tiempo, fue tratado con mucha mas ligereza. Por ese tipo de cosas es que somos una de las provincias más atrasadas del país. Hay dos hospitales públicos, que tienen la misma capacidad de camas que hace 60 años; el problema es que en ese tiempo, San Salvador tenía 35.000 habitantes, y hoy por hoy tiene 260.000.
También alguien habló de cuando vino la presidente a inaugurar el Colegio Nacional 3, no se pasó esa noticia en la televisión nacional. Eso es mentira. Los que leen el blog hace tiempo, saben que yo no la quiero a esa mujer, y ese día la tuve que soportar en todos los canales de la televisión de mi cocina; como para que se den una idea, esa tele tiene 13 canales y CFK estaba en: el 2, el 3, el 4, el 6, el 9, el 10, el 11 y el 13. Decían que no habían mostrado nada de Jujuy, y la verdad, es que mucho para mostrar no hay. Lo gracioso fue el verdadero motivo de la visita de CFK: la inauguración de una fábrica de la organización barrial Tupac Amarú. Como la visita oficial no podía ser por causa de una dirigente gremial/barrial, metieron la excusa del Colegio. Eso fue en mayo, y el Colegio recién se pudo utilizar en agosto, porque en mayo todavía se estaba construyendo. Otro dato gracioso: el colegio fue mal hecho (hicieron 10 aulas para 12 cursos) y hay mucho espacio al pedo. ¿De esa provincia/gobierno estamos orgullosos?
Se quejaban de que los "paisajes" de Jujuy son ofrecidos como destinos turísticos de la provincia de Salta. Es cierto que eso es un delito calificado por ley, pero sinceramente, mejor que los promocionen en Salta. La forma en que se tratan a los turistas en esta provincia es lamentable. Menos mal que los que vienen de Salta a lo sumo pasan una noche en Jujuy, porque sino no volverían más. Entre los precios exorbitantes, la mala atención y la discriminación hacia el blanco, hacen un cóctel difícil de digerir para el turista argentino. Claro, como paga en pesos y no en dólares o euros, hay que cagarlo por ser "porteñito".
Se quejan de que nos dicen "bolivianos" o "collas". A mi me causa entre gracia e irritación. Una vez en la facultad estábamos hablando de la madre patria, y saltó un compañero a decir que España no era la madre patria porque no nos había dado nada. La verdad que sorprende que esta clase de pelotudos estén en la universidad. Le pregunté, a la salida, qué idioma hablaba, de qué forma se vestía, qué costumbres tenía, de qué religión era, y todas las respuestas nos guiaban hacia España. Si quieren reinvindicar la cultura colla o indígena, me parece muy bien, si quieren renegar de las costumbres europeas, estupendo, pero que renieguen enserio: dejen de hablar español, de vestir pantalones y camisas, de usar zapatos, de usar autos y colectivos, etc. Una vez, cuando salí con un grupo de amigos, todos habían quedado en usar un tipo de gorro indigena, y yo no lo hice, porque no me siento indigena. Me preguntaron de por qué no usaba, si yo había nacido en la región de collasuyo y por lo tanto era colla. Les respondí que no, yo no soy colla porque no tengo antepasados collas; para mí Jujuy se representa con los gauchos de Güemes (que eran todos de la zona de El Carmén, Perico, San Antonio). Pero todos se sienten collas y hermanados, y me parece bien que así lo sea. Pero también están hermanados con los collas de Bolivia y de Perú. Entonces, si les dicen bolivianos, no se quejen y miren cómo es que actúan y sean coherentes.
A Jujuy yo la quiero mucho. Por algo fue que decidí quedarme a estudiar acá y tengo pensado vivir acá. Sé que tiene un potencial enorme. Pero me gustaría que la gente se indigne cuando se muere la gente de hambre o de rabia, cuando la única forma de vivir son los planes sociales, cuando no hay trabajo genuino y todo, absolutamente todo, tiene que caer en forma de regalo por parte del Estado. De esas cosas debería enojarse la gente, y no de qué el árbitro nos haya dicho "bolivianos". Pero claro, les tocaron el único orgullo provincial. Para que pensemos: si el único orgullo es el fútbol (en el equipo sólo hay un jujeño entre 25 jugadores) estamos mal, muy mal.

martes, 16 de septiembre de 2008

El miedo al fracaso

No me acuerdo cuando ni por qué motivo, hace unos días escuché en la televisión, que los argentinos no somos queremos la victoria, sino que le tenemos miedo a la derrota. No buscamos el éxito, sino que evitamos el fracaso.
Y realmente tienen razón. No nos importa ser los mejores del mundo; sólo que no queremos ser los peores. Y si hay alguien mejor, no nos esforzamos por superarlo, sino que tratamos de minimizarlo, rebajarlo hasta nosotros.
A los pocos lectores del blog, los invito a que aporten algo de este fenómeno cultural argentino, que pienso que es la clave del porque andamos como andamos
Perdí el invicto: por primerea vez en mi vida fui a gimnasio. Eso ocurrió el 3 de septiembre de este año y todavía me duele todo.
Conclusión nº 1 de gym: es mentira que solo duele todo la primer semana... yo voy 3 y me cuesta levantar los brazos.

lunes, 15 de septiembre de 2008

Domingo 22 de abril de 2007, 02.30 de la mañana. Entramos con Gabriel a Acropolis. La verdad es que esa noche yo no tenía muchas ganas de salir, pero le había prometido a Gabriel que ibamos a salir, ya que el miércoles no habíamos salido a ninguna parte.
Directamente nos fuimos a Greco y estuvimos ahi un rato largo. A eso de las 3.30 fuimos a dar unas vueltas por Acropolis, y cerca de la entrada me llamó la atención una chica con remera negra. Y me di cuenta de que yo también le llamé la atención. El primer impulso fue sonreir.