viernes, 7 de noviembre de 2008

Las cosas en su lugar.

Vamos a poner las cosas en claro.
El diablo y Dios, no son enemigos/rivales. No son Boca-River, Radicales-peronistas, honestidad-Men*m. No SON némesis el uno del otro.
El diablo, como todos sabrán, es un ángel caído, y por lo tanto, es creación de Dios. No es un dios malo, ni el alter ego de Dios. Es una criatura de Dios, y por lo tanto, jamás puede llegar a compararse con Él. Si Dios quiere, el diablo deja de existir. Pero por más que el diablo quiera, Dios nunca puede dejar de existir.
Dios es el Único creador. El diablo solo puede (al igual que el hombre) corromper lo creado. Por lo tanto eso de que el diablo enviará a su hijo como Dios envió al suyo, es puro verso, es imposible. El verdadero rival del diablo, es el arcángel san Miguel, quien lo ha derrotado expulsándolo del Cielo, y en el día del juicio, lo volverá a derrotar, privándolo para siempre de la visión beatífica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario