miércoles, 17 de marzo de 2010

¿Hacia donde vamos?

Es preocupante que se intente legalizar el asesinato de un inocente. Es preocupante que en el nombre del progreso se hayan violado tratados internacionales permitiendo el matrimonio entre personas del mismo sexo.
Respecto del aborto, la Convención Internacional del Derecho del Niño dice en su artículo Artículo 6:
1. Los Estados Partes reconocen que todo niño tiene el derecho intrínseco a la vida.
2. Los Estados Partes garantizarán en la máxima medida posible la supervivencia y el desarrollo del niño.
A su vez, la Argentina, al ratificar esta Convención, dice en la ley 23.849 que para la República Argentina, se es niño DESDE LA CONCEPCION hasta los 18 años; mientras que la Constitución Nacional dice en su artículo 75 Inciso 22, que este tratado goza de jerarquía Constitucional, superior a las leyes. Por lo tanto, el aborto como figura ha quedado derogado, siendo que la interrupción del embarazo es "Homicidio", ya que la ley de jerarquía constitucional no ha distinguido entre niño por nacer y niño nacido. Y donde la ley no distingue, el hombre no debe distinguir.
Respecto del matrimonio homosexual, este comentario del Dr. Baeza lo clarifica:
El siguiente análisis se genera en el reciente y ya polémico fallo judicial (que, no obstante, no se encuentra firme), mediante el cual se autorizara la unión civil de dos personas del mismo sexo. Sin embargo, no se trata de emitir opiniones o efectuar valoraciones en torno de cuestiones como el matrimonio desde el punto de vista sacramental, o la posibilidad de que parejas de igual sexo puedan acceder a su reconocimiento civil como tales, aspectos que escapan al presente comentario que, por ende, se centra, única y exclusivamente, en los fundamentos que sirvieran de base al pronunciamiento.
En lo que aquí interesa, entonces, el fallo aludido sostuvo la inconstitucionalidad de los artículos 172 y 188 del Código Civil, indicando que, al referirse al matrimonio, habla de "hombre" y "mujer", ello resulta discriminatorio y crea un trato desigual, al vedar similar reconocimiento a dos hombres o dos mujeres.
Según la clásica definición de Portalis (citada por Belluscio), el matrimonio es la "sociedad del hombre y la mujer que se unen para perpetuar la especie, para ayudarse mediante socorros mutuos a soportar el peso de la vida y para compartir su común destino". Y el mismo autor recuerda que ya las Partidas , al referirse al concepto del término matrimonio, expresaban lo siguiente: "Matris et munium, son palabras de latín, de que tomo nome matrimonio, que quier decir tanto en romance, como officio de madre. E la razón por la que llaman matrimonio al casamiento, e non patrimonio, es esta. Porque la madre sufre mayores trabajos con los fijos, que el padre. Ca como quier que el padre los engendra, la madre sufre grand embargo con ellos, de mientra que los trae, e sufre muy grandes dolores quando han de nacer, e después que son nacidos, ha muy grand trabajo, en criar a ellos mismos por sí. E demas desto, porque los fijos, mientras son pequeños, mayor menester han de la ayuda de la madre, que del padre. E por todas estas razones sobredichas que caben a la madre de fazer, e non al padre, porende es llamado matrimonio, e non patrimonio" (Partida 4ª. tit. 2, ley 2) (Augusto C. Belluscio, Derecho de familia , Depalma, Bs. As., 1974, t. I, pág. 283).
Siguiendo este razonamiento, Vélez Sarsfield legisló, en el Código Civil, el matrimonio y otra serie de instituciones afines a la familia partiendo de la base de una unión exclusivamente entre un hombre y una mujer. En este sentido, es que el art. 172 dispone que "es indispensable, para la existencia del matrimonio, el pleno y libre consentimiento expresado personalmente por hombre y mujer ante la autoridad competente para celebrarlo"; en tanto que el art. 188, al referirse al acto realizado por ante el funcionario del Registro Civil, establece que el mismo deberá leer a los contrayentes los derechos y deberes emergentes de los arts. 198 a 200 del mismo Código, "recibiendo de cada uno de ellos, uno después del otro, la declaración de que quieren, respectivamente, tomarse por marido y mujer".
En la misma sintonía, otros dispositivos igualmente aluden al "marido" o "padre" y a la "mujer" o "madre". Tal es el caso de las normas sobre filiación (arts. 242, 243, 254 y 262, entre otros); o acerca de la patria potestad (por ej.: arts. 264, 272, 287 y 307); o en materia de adopción (326) o parentesco (arts. 360, 361 o 363). Quiere ello decir que, en todos estos supuestos, el legislador solamente ha contemplado la existencia de diversas relaciones jurídicas a partir de la unión de un hombre y una mujer.
Por consiguiente, el fallo adolece de un severo cuestionamiento al tachar de inconstitucionales las cláusulas de los arts. 172 y 188 del Código Civil, por referirse ambos a los términos "hombre y mujer" o "marido y mujer", representando así un acto discriminatorio y no igualitario para quienes, siendo del mismo sexo, pretenden realizar similares uniones. Su legitimidad, existencia y efectos no son materia de análisis en el presente, pero es de toda evidencia que no se encuentran abarcadas dentro de la institución del matrimonio, que, como se viera, sólo contempla el vínculo entre un hombre y una mujer, por lo cual, mal puede invocarse que tales dispositivos resultan contrarios a la Ley Fundamental (Constitución), creando un régimen desigual y discriminatorio.
Sabido es que, si bien la declaración de inconstitucionalidad de una disposición legal es acto de suma gravedad institucional que debe ser considerado como ultima ratio del orden jurídico, las leyes son susceptibles de cuestionamiento constitucional, cuando resultan irrazonables; o sea, cuando los medios que arbitran no se adecuan a los fines cuya realización procuran o cuando consagran una manifiesta inequidad (Fallos, 307:862). Pero nada de ello ocurre en el fallo analizado y, de tal forma, no resulta razonable desde ningún ángulo jurídico pretender que el codificador introdujo cláusulas lesivas para quienes, teniendo el mismo sexo, desean realizar una unión civil.
Vélez Sarsfield, en 1870, se limitó a regular la institución del matrimonio tal como siempre fue entendida; esto es, la unión de un hombre y una mujer. De allí que la situación de aquellas parejas no está abarcada en el régimen civil del matrimonio, pero sin que ello suponga discriminación alguna, sino, simplemente, un vacío legislativo o laguna del derecho. Y así se podrá, en el futuro (al respecto, ya se consideran iniciativas legislativas, en el ámbito del Congreso) sancionar un régimen que habilite la unión civil de personas de igual sexo, pero tal vínculo bajo ninguna forma puede ser considerado como incluido dentro del concepto de matrimonio al que alude el Código Civil, y, en consecuencia, no cabe impugnar por inconstitucional un sistema que, lisa y llanamente, alude a otra realidad fáctica y jurídica.
Por otra parte, el concepto de igualdad se refiere al trato desigual de los desiguales, o, en términos de la Corte Suprema de Justicia nacional, es la igualdad de tratamiento en igualdad de circunstancias, eliminando excepciones o privilegios que excluyan a unos de los que se acuerde a otros en las mismas circunstancias, mediante distinciones arbitrarias, injustas u hostiles contra determinadas personas o categorías de personas; pero ello no obsta a que el legislador contemple en forma distinta situaciones que considere diferentes, con tal de que la discriminación no sea arbitraria ni importe ilegítima persecución o indebido privilegio de personas o de grupos de personas (Fallos, 182:355).
Así, resultaría discriminatorio que, sin mediar causa o impedimento legal alguno, se impidiera a una mujer contraer matrimonio con un hombre o viceversa. Pero no ocurre lo mismo cuando dos personas del mismo sexo pretendan igualmente unirse en matrimonio, ya que esta institución (como se viera) no prevé este caso y, por ende, mal puede ser tachado de inconstitucional por discriminatorio o no igualitario, al no abarcar sino exclusivamente la unión de un hombre con una mujer.
Desde la órbita constitucional, el razonamiento es similar. En primer término, el art. 20 de la Ley Fundamental reconoce el derecho de "casarse conforme a las leyes"; es decir, contraer matrimonio de acuerdo al Código Civil, que sólo contempla la unión de un hombre y una mujer. Por otra parte, a partir de la reforma de 1944, nuestra Constitución, ha incorporado numerosos tratados y pactos internacionales, los cuales gozan de jerarquía superior a las leyes y conforman el denominado bloque de constitucionalidad (art. 75 inc. 22).
Precisamente, la mayoría de tales documentos parte de considerar el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer. Así, la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (1979) dispone que los Estados miembros garantizarán "los mismos derechos personales como marido y mujer" (art. 16.1 g); en tanto que el art. 9.1 alude a la misma interpretación, al garantizar "que ni el matrimonio con un extranjero ni el cambio de nacionalidad del marido durante el matrimonio cambien automáticamente la nacionalidad de la esposa".
Por su parte, el art. 16.1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948); el art. 17.2 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (1969); o el art. 22.2 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (1966) (entre otros), al consagrar los derechos de hombres y mujeres a casarse, conformar una familia y educar a sus hijos, parten del mismo concepto en cuanto a la naturaleza del matrimonio.
En conclusión: creemos que el fallo objeto de análisis no resulta ajustado a derecho y, por el contrario, pretende subsumir en el régimen civil del matrimonio situaciones que de manera alguna se encuentran contempladas y que, por ende, no pueden generar una declaración de inconstitucionalidad del mismo, sino una solución expresa por parte del Poder Legislativo que comprenda otro tipo de uniones civiles, si es que ello es así resuelto."
Carlos R. Baeza es profesor titular de derecho constitucional del departamento de Derecho de la UNS.
En nombre del progreso estamos olvidando la esencia del ser humano.

domingo, 14 de marzo de 2010

Se imaginan las cosas que podría hacer/decir Maradona si llega a salir campeón del mundo? Sería simplemente glorioso. El DVD posterior sería "Fuimos Heroína" (?) y eso que Cambiasso y Gago casi que no van a ir al Mundial (?).
YO me la juego por acá:
Estos son los 23 que van al Mundial:

Romero
Andújar
Carrizo

Heinze (este es el peor regalo de la era Bielsa)
Demichelis
Burdisso
Otamendi
Angeleri
Samuel
Milito

Mascherano
Verón
Jonás
Di Maria
Pastore
Bolatti
Braña

Messi
Higuain
Tévez
Agüero
Palermo
Milito

Y éstos serían los que YO llevaría

Romero
Andújar
Carrizo

Garay
Samuel
Demichelis
Otamendi
Angeleri
Samuel
Cellay

Mascherano
Verón
Di María
Sosa
Bolatti
Braña
Pastore o Lucho González

Messi
Higuaín
Tévez
Milito
Lisandro López

sábado, 20 de febrero de 2010

Son decisiones

Muchas veces me enseñaron que hay tres clases de hombres. El hombre de ideas, aquel que está todo el tiempo soñando. El hombre de obras, que es aquel que está en acción todo el tiempo, llevando a cabo los planes del hombre de ideas. Y el Hombre entre hombres, aquel que Papini nos describía tan soberbiamente como el hombre que guiará al resto a una empresa tan grande como perfecta.
Muchas veces me pregunté que me faltaba para ser ese Hombre. Porque si me tengo que encasillar en alguno de esos tipos, creo que estoy mucho más cerca del hombre de ideas que de los otros dos. Y lo que me falta, creo, es decisión. El hecho de conocer rápidamente mil opciones y saber cuales son los posibles desenlaces para cada opción, siempre me genera temor. Temor de no tomar la decisión correcta, temor de no haber analizado bien las opciones, temor de equivocarme. Y ese temor me paraliza, me lleva a la inacción. Me lleva muchas veces, a decidirme más por el azar, que a hacerlo por convencimiento de obrar correctamente.
Y es que, las decisiones son las que nos forja como hombres. Y es ese temor el que me impide crecer. Es ese temor el que me retiene estancado. Por eso la importancia de tener siempre a Dios, y confiarse en la Divina Providencia. Porque si uno sabe interpretar Sus designios, las decisiones se hacen más fáciles. Pero para interpretar sus designios correctamente, es imperioso tener una relación fluida con Dios: la vida de Gracia, sostenida en los Sacramentos, en las Virtudes y en la Oración. Y así, con el consejo del Paráclito, las decisiones son más sencillas. Y así el temor no paraliza y podré dejar de ser un hombre de ideas, para convertirme por fin, en un Hombre entre hombres. Sé que es tremendamente complicado y que estaré toda mi vida luchando. Pero sé que si me mantengo firme, podré vencer.

Recomendado

http://escritosdeungallo.blogspot.com/
Este blog, Corrijamén si me equivoco, de mi amigo Gallito, es realmente una perla. Algo así era la idea de cuando nacio esto, pero para estas cosas, Gallo tiene muchísimo más talento que yo. Y para muchas otras también, a saber: tocar la guitarra, el piano, patear chilenos, correr, hacer ejercicio, hacer reir... Bueh, los invito a que disfruten

martes, 16 de febrero de 2010

Está preparada la Argentina?

Cuando a finales de octubre de 2008 se nombraba a Maradona como DT, no lo voy a negar, tuve una pequeña esperanza. Esperanza de que la presencia de Maradona, el mejor jugador que jamás haya usado la camiseta de la selección, pudiera influir sobre el rendimiento de los jugadores.
El primer partido fue algo interesante: victoria 2 a 0 sobre Francia, de visitante, con un interesante despliegue técnico y táctico. Pero con el correr del año, todo se transformó en un quilombito digno de las partuzas del Dié. Esquemas tácticos nulos, jugadores desparramados por la cancha sin una función clara que cumplir en ninguna fasceta del juego, declaraciones incongruentes, cambios constantes en la formación, miles de convocados, malas convocatorias, partidos intrascendentes que se ganan de pedo, el "que la sigan chupando" y demás me hicieron perder toda esperanza. Bah, no toda. Juega el Pelado, así que algo de interés tengo por la selección todavía. Pero, sólo me interesa poque juega Verón. Hace ya rato que la selección no me interesa ni me despierta pasiones. 103 convocados y todavía no llamó a Saviola. Hoy, sin ir más lejos, dijo que tiene chances de ir al mundial "el arquero de Arsenal" (sic). Me reía cuando en La Redó! un comentarista se lo imaginaba hablando de "del deforme del City y el pelado puto del Inter". Pero es capaz de decir esas cosas.
Lo más probable, es que nos volvamos en octavos. Porque hasta esta selección puede pasar la priemera fase con el grupo horrible que nos tocó. Cuando quedemos eliminados en manos de Suiza, con un 0-3 contundente... la Argentina estará preparada para que Maradona deje de ser un personalidad pública con free pass para todo? Dejará de ser D10s para pasar a ser el Diegordo, Maradroga y demás? Pasará a ser un Ruggeri más? No sé si la sociedad va a estar a la altura de las circunstancias.
Hola gente. Hace mucho que no posteo un carajo. Y es más a falta de creatividad que a desidia. Bueno, 50 y 50.
He pensado en hacer tipo un diario. En donde haya una sección de política, otra de deportes, otra de humor. Pero no sé, siempre que intento, dejo de escribir a mitad de camino. Es más, este post está a punto de no salir, asi que mejor lo publico y a la mierda.