martes, 8 de marzo de 2011

La creatividad.

Es tan difícil escribir cuando uno es un escritor/humorista frustado. Porque todo lo que empiezo, a los pocos renglones me parece que no tiene fuerza, no tiene llegada, no hay un mensaje. Y de repente, me doy cuenta que los mensajes que quiero transmitir no existen.
Lamentablemente, no tengo creatividad. Es una dura realidad, que a pesar de ser conciente de ello desde muy pequeño, me ha costado mucho trabajo asimilarlo. Y toda mi vida ha sido así. En la pintura, en la música, y hasta en los deportes. La única excepción fue el handball, cuando tuve entre 13 y 16 años. Era armador central y si bien no era habilidoso (no era finteador ni goleador), sí era creativo en el juego. A mis laterales, Palito y Franco se cansaron de hacer goles, por pases bien puestos en el momento preciso. También al que le tocara hacer de circulador. Recuerdo que en los partidos en educación física, jodía con el arquero, el Gordo Esteban, que era el Jason Kidd del handball (por las asistencias y porque me estaba quedando pelado). Sin embargo, hasta eso perdí: dejé de jugar a esa edad hasta los 20 años. La pelota ahora era de otra medida pero mi mano se había quedado del mismo tamaño que a los 16 años. Entonces se dió algo muy doloros: que habíá perdido práctica y velocidad. Lo único que me servía en el handball. Y entonces, de repente, la vida me quitó la creatividad en eso.
Se me hace muy difícil crear de la nada. Pienso en lo que hizo Dios, y la verdad que la tenía bastante clara.
Por eso tengo envidia de tipos como Mauro Rodríguez o Nicolás Gallardo. Saben transmitir emociones a partir de su imaginación. No son intérpretes de las genialidades de otros. Sino que son creadores, cada uno en su campo. Mauro en el dibujo y Gallo en la narración y la poesía.
Y es por eso, que este blog estuvo mucho tiempo parado. Porque no sabía qué poner.
Ahora, simplemente me voy a dedicar a comentar cosas de la realidad. A darle mi punto de vista, a darle otra interpretación. En eso tal vez pueda destacarme. Y si alguna vez sale algo propio, sepan, desde ya, disculparme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario