sábado, 8 de septiembre de 2012

Mierda. Mierda, mierda, mierda!.
Vale la pena tanto esfuerzo?
Dicen que lo que no te mata, te hace más fuerte.
Pero cuando lo que te hacen, te mata por dentro, es todo mucho más difícil.
La puta, que no quedan ganas de seguir así.
Pero sé que todo es pasajero, que las recompensas serán mayores.
Cuando mirás para atrás,  y ves que dejaste absolutamente todo, por más que te hallan derrotado, por más que tu espíritu se sienta cansado y sin ganas, te preguntas si realmente valió la pena.
Y más calmado, aún con todo el dolor y la desilución a cuestas, te das cuenta que sí. Valió la pena. Siempre lo va a valer.